Microcemento ¿Qué es? ¿Ventajas y beneficios del microcemento?

Microcemento

Lo primero que se puede decir del microcemento, para despejar las dudas de quien no sabe aún mucho del tema, es que no es lo mismo que el cemento alisado o pavimento continuo con el que es fácil de confundir. De aspecto, por cierto, son bastante semejantes. La principal diferencia del microcemento – de las muchas que hay – es que no se trata de hecho de un hormigón sino de una mezcla de base polimérica.

El cemento alisado apareció como solución decorativa vinculada directamente a la construcción del contrapiso y la carpeta. Requiere juntas de dilatación y un considerable tiempo de fragua, y necesita un espesor de material de entre 5 y 10 centímetros. Fue, hace unas décadas, una solución innovadora que permitió acortar tiempos y ajustar presupuestos, con un acabado diferente y atractivo.

El microcemento es, de alguna forma, la evolución de esos pavimentos cementíceos. La tecnología detrás de microcemento es mucho más compleja y moderna; son investigaciones en nuevos materiales los que han permitido ir generando mejoras sustanciales hasta dar con este producto que viene resultando revolucionario en arquitectura e interiorismo.

¿Cuáles son las ventajas y beneficios del microcemento?

Donde están las diferencias con el cemento alisado es donde se pueden encontrar las innumerables ventajas del microcemento respecto de este.

En primer lugar, el microcemento es una capa de apenas unos milímetros de espesor y que se puede aplicar sobre casi cualquier superficie existente, como mosaicos o cemento. Esta no es una diferencia menor, especialmente si se trata de obras de reforma, ya que utilizar cemento alisado implicaría elevar el nivel del suelo casi diez centímetros y tener que modificar puertas y zócalos. La mayoría de los revestimientos –incluyendo mosaicos o madera- necesitarían levantar el material existente para no elevar el nivel del suelo. Microcemento, con sus 2 mm de espesor, es por lejos la más delgada capa en que puede presentarse un revestimiento. Permite renovar completamente los ambientes, sin necesidad de levantar materiales existentes ni modificar aberturas. Si se suma a esto que seca rapidísimo y se puede liberar al tránsito de manera casi inmediata, resulta en que se trata del producto perfecto para cualquier obra de reforma.

Otra gran ventaja está en el acabado, mucho más versátil y sofisticado. El microcemento, al ser una capa tan pequeña y gracias a la flexibilidad de su naturaleza polimérica, no requiere juntas de dilatación. Así, se pueden lograr grandes superficies continuas sin ningún tipo de interrupción visual. También puede conseguirse en una paleta de colores mucho más amplia que la disponible para materiales cementíceos. Más amplia y más diversa, ya que se puede conseguir en tonalidades muy claras o muy oscuras, y en colores vibrantes como rojos o celestes intensos.

Además de ser igualmente impermeable, por lo que puede utilizarse para resolver sin problemas piscinas o baños, al ser una capa muy fina puede utilizarse para revestir muebles y mesadas, de forma que en baños o cocinas no tiene porqué circunscribirse a suelos y paredes sino que puede resolverse con el mismo material muchos otros elementos. Una característica muy particular es que permite combinar en su aplicación, múltiples colores siguiendo cualquier forma; esto permite, por ejemplo, realizar guardas decorativas en el mismo material, en bordes de piscinas o alzadas de lavabos.

Se puede obtener más información sobre microcemento en http://www.microcemento.es

El principal productor y colocador de microcemento en España y el mundo (Argentina, Costa Rica, Grecia, Italia, México, Panamá, República Dominicana, Rusia, USA y Venezuela) es Topcret, a los que queremos agradecer las fotos sobre microcemento que nos han facilitado para poder crear este blog.

Arq. Lucas Corta.
lucascorta@gmail.com

Los comentarios están cerrados.